viernes, 25 de noviembre de 2011

FUTBOL PARA TODOS

CORTOCIRCUITO ENTRE: "Fútbol para Todos" y el Gobierno - La entidad que preside Julio Grondona solicitó que el Gobierno actualice el pago por el programa Fútbol para Todos según el aumento del abono básico de cable; pide 300 millones de pesos más; en la Casa Rosada respondieron que no se mueven de los 600 millones acordados hace dos años. Por Alejandro Casar González y Fernando Czyz.
La reasignación de subsidios que encaró el Gobierno salpicó a la AFA. Si bien el contrato que dio vida al programa Fútbol para Todos establece que los $ 600 millones que el Estado abona por los derechos televisivos del torneo de primera deben actualizarse año tras año de acuerdo con el aumento del abono básico de cable, en la Casa Rosada no parecen dispuestos a soltar un billete extra. Es más, piensan ignorar, al menos por ahora, la promesa de pago hecha hace unos meses, cuando pidieron postergar las negociaciones y la definición del nuevo monto hasta después de las elecciones presidenciales.

Si bien Julio Grondona dosifica las salidas de su domicilio de Sarandí debido a sus problemas de salud, no pensó dos veces antes de acudir a la sede gubernamental. Les avisó a algunos integrantes del Comité Ejecutivo y le pidió a su chofer personal que lo trasladara a Balcarce 50. "No es el momento", fue la respuesta que recibió el presidente de la AFA en el despacho del secretario legal y técnico de la presidencia, Carlos Zannini. "Tienen que esperar a que asumamos, y a que se haga la sintonía fina que pidió la Presidenta", ilustró un kirchnerista que frecuenta el Congreso y está al tanto de las negociaciones con la AFA. "Una vez que se sancione la ley de emergencia económica, y que la composición de las dos cámaras cambie [a partir de marzo], quizá se pueda hacer algo", abundó la fuente.

El hombre que maneja el fútbol argentino desde 1979 entiende que sí es el momento de defender lo que está firmado. Y sabe que desde la entidad que preside ya hicieron varias concesiones: en 2010, y pese a que el valor del cable también había aumentado, accedieron a no tocar los $ 600 millones y negociar en 2011 el aumento acumulado. Como el VBR (valor básico de referencia) del abono de cable se encareció en un 35% desde que se firmó el contrato del Fútbol Para Todos, en agosto de 2009, a la AFA le correspondería recibir $ 810 millones. Más todavía: si se cuenta de agosto de 2009 a noviembre de 2011, el aumento sería del 47%, y a la AFA le corresponden $ 282 millones. Si a eso se le suma lo que pagaba TyC Sports por los derechos de la primera B Nacional -$ 39 millones; el contrato fue rescindido en agosto luego del descenso de River-, en el edificio de la calle Viamonte intuían que el Fútbol Para Todos iba a pagar alrededor de $ 900 millones a partir de 2012 (el número exacto es 932 millones).

De todas maneras, que el dinero no esté disponible ahora no significa que en 2012 no puedan asignársele a la AFA los fondos que reclama. De hecho, el 17 de febrero de 2010, el Gobierno reasignó partidas correspondientes a las provincias y los municipios para actividades relacionadas con el cuidado del medio ambiente para financiar las transmisiones de los partidos. La disposición administrativa (DA) 41/2010 torció el destino de $ 144.209.091, que fueron a parar a la tesorería del edificio de la calle Viamonte.

En la Casa Rosada hacen sus propias cuentas: saben que los últimos meses de su sociedad con la AFA no fueron del todo fructíferos. En agosto se gestó la polémica por el nuevo torneo de 38 equipos, en el que algunos dirigentes blanquearon la presión gubernamental para reformar el sistema de juego de la primera división. Más tarde, Grondona se vio implicado en una cámara oculta divulgada y presentada en los medios de comunicación por su ex socio, Carlos Ávila, en la que no queda bien parado.

El último incidente que erosionó el matrimonio AFA-Gobierno ocurrió hace dos semanas, en ocasión del partido Argentina-Bolivia por las eliminatorias. En Balcarce 50 querían hacer el acto de entrega por 90 años de las tierras en las que se asienta el complejo de Ezeiza. El decreto, de hecho, ya está firmado por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner. Había una condición protocolar: la foto Cristina-Grondona-Lionel Messi, quien en ese momento estaba en el predio, concentrado con la selección dirigida por Alejandro Sabella. Estaba todo preparado. Incluso, La Corte -la empresa que, según el contrato publicado en la Oficina Nacional de Contrataciones, cobra más de $ 66 millones al año por producir las imágenes del Fútbol Para Todos- había dispuesto un operativo para transmitir en vivo las alternativas del acontecimiento. "Imposible", respondieron en la AFA. La razón: la salud de Grondona no permitía grandes celebraciones. Ni fotos.

"En la AFA reina el hermetismo", cuenta alguien que conoce los pasillos del búnker de Grondona. "Ahora, nuestra posición política es débil", destaca un dirigente que habló en la asamblea que ungió a Grondona como presidente el 18 de octubre. Tal vez, en el Gobierno hayan tomado nota de esa aparente flaqueza. Y por eso hayan decidido incluir en la lista de los sectores que ya no reciben tanta ayuda oficial. Ya lo dice el presupuesto 2012: el programa Fútbol Para Todos tiene asignados $ 608.135.487 para pagar los derechos televisivos, apenas $ 8.135.487 más que un año atrás. Y mucho menos que los casi 300 millones de aumento que esperaba la AFA.